03 de novembre, 2006

Breaking news

Desde esta mañana que estoy con mi segunda host-family. Me he levantado muy pronto, a las 8.00, y he contemplado mi habitación vacía, entristeciéndome al ver mi equipaje y pensar que me rompería la espalda transportándolo. He hecho unas cuantas fotos a la casa y he acabado de recoger mis bártulos. El abuelo me ha hecho bajar, y me ha hecho una serie de regalos, y a medida que me los iba enseñando se me iba poniendo una cara más y más deformada, quizás podéis imaginar un poco como era si os digo la lista de regalos: una toalla en la que había escrito "no sé qué hoteru", una toalla totalmente blanca (con un papel adjunto que decía "no sé qué jinja"), una toalla de color rosa con el dibujo de un gato (bastante mona, todo sea dicho), un trozo de tela decorado con senefas azules, rojas y verdes en el que pone "Osaka Tenmamiya tenjin**" (no sé leer el tercer kanji, y tampoco sé si separo bien las palabras, sorry) un trozo de tela azúl con el nombre de no sé qué templo sintoísta, calcetines para jugar a golf y una pelota de béisbol de los Yomiuri Giants (ahora que me había convertido al Tigerismo...). No me negaréis que son regalos un poco raros. X'DDDD Bueno, por supuesto, se agradece. Lo bueno es que cuando he subido a casa he dicho a mis ex-host-parents que el abuelo me había dado algunos regalos, y me han preguntado riendo, "¿toallas?". X'DDDD

Bueno, a las 10.20 o así nos hemos hecho algunas fotos con la familia (que recibiré cuando Seisuke me grabe el CD con todas las fotos), y seguidamente me han llevado en coche a mi nuevo hogar, en el distrito de Asahi (como la cerveza, sí, pero escrito 旭, no 朝日), en el barrio de Ômiya (cerca de Senbayashi, por si alguien lo conoce). Después de hacer de vascos japoneses (que cuando levantan peso no dicen "¡arriba Patxi!" sinó "¡yoisho!"), hemos logrado subir todo el equipaje a la habitación.

Mi nueva familia es muy muy simpática. Los anteriores también lo eran todos (excepto quizás la hermanita, que está en la edad del pavo), pero eran bastante "occidentales" (del tipo "America cool"), excepto quizás por el tema de la comida, que eran totalmente japoneses. Los Matsumoto son diferentes, y me encantan. Además, la nueva host-sister, Manayo, es muy simpática, al contrario que Miyuki, así que en ese aspecto es mejor. Lo único que detesto de esta casa es el perro salchicha, Chamonix (pronunciado a la francesa, no Txamonics sinó Shamoní, no me seáis bestias). Es de aquellos perros nerviosos, que estan todo el dia ladrando, y que no están tranquilos ni un segundo. Estaba comiendo mi primera comida en esta casa (muy buena, por cierto, unos udon con carne de ternera), y no paraba de chillar. Yo de mientras pensaba "como este bicho asqueroso se me acerque, juro que le clavo estos palillos que tengo en la mano".

Bueno, pues nada, he desecho otra vez las maletas (con lo que me había costado hacerlas...), y lo he ordenado todo un poco en la que será mi habitación durante dos meses aproximadamente. La habitación es, de nuevo, de estilo occidental. Lo único diferente es la cama, que es un futón (colocado sobre una especie de cama de madera. Es muy cómodo, y me irá bien cambiar, creo yo.

Por la tarde he ido con mi nueva host-mother (baja estatura, mediana edad, simpática y abierta, profesora de juku*, sabe chino y ha vivido en Hong Kong y en Pequín) a dar una vuelta por el barrio. Hemos ido a Sembayashi Shotengai, que está al lado de casa, y es una especie de centro comercial en forma de calles largas donde hay muchas tiendas, colocadas una tras otra. Las calles tienen techo, transparente, así que aunque llueva puedes pasear por ellas tranquilamente. Creo que este tipo de calles son los antecesores de las hormigueras que hay montadas bajo Namba y Umeda. El barrio de Omiya es muy diferente al de Horie. Todo son casas, no hay edificios altos, y las calles no tienen acera. Es muy parecido al barrio de Doraemon, para que os hagáis una idea. Cuando lo veía por la ventana del coche no me hacía mucha gracia, me parecía un poco cutre, pero después del paseo por Senbayashi Shotengai (tengo la cancioncita en la cabeza...) he cambiado de opinión: me encanta.

* escuela inhumana de repaso a la cual van todos los niños, aunque saquen buenas notas

Después del paseo hemos vuelto a casa. Al principio me he asustado cuando he visto que sólo habían tres conexiones inalámbricas y todas ellas requerían una contraseña, pero luego los nuevos host-parents me han dicho que una de ellas era suya, así que me han dado la contraseña y me he podido conectar sin ningún problema.

Más tarde hemos ido a cenar a un restaurante buenísimo. Yakiniku, ramen, wulong cha... ¡Buenísimo! Hemos estado hablando de varias cosas, y destaco el trabalenguas que quieren que les enseñe: al carrer de les carretes hi ha un carro, un carretó, que carrega i descarrega carretades de carbó. Les encantan estas RRs. Ah, destaco también que los padres están plenamente habituados al trato con extrangeros, porque como ya he dicho, la madre (Tamiko) ha vivido en China dos veces y, además, el padre (Kinichi) ha vivido en Francia nueve meses por motivos de trabajo. Robo, Kin'ichi trabaja en la Michu**, en una parte que depende de Michubichi Electr(on)ics** (no recuerdo exactamente cuál me ha dicho). En cuanto al hermano, Norito (XD), es el típico chaval de 12 años que escucha atentamente pero no habla. Le gusta el béisbol y no sé, es un chico normal.

** modificado a petición de Robo

Bueno, hasta aquí el día de hoy.

Ahora explico un poco lo que hice ayer. Ayer jueves sólo tuve dos clases, ya que de 13.00 a 18.00 estuvimos todos los alumnos del Otemae en una especie de teatro de Awaza celebrando el 120.º aniversario del instituto. Sí, es una pasada, este instituto se abrió en el año 19 de la era Meiji (incluso nos dieron un librito con la historia del centro, con fotos antiguas incluídas, por supuesto). El principio de la ceremonia fue un rollo como una catedral (de estilo surrealista, porque si no no sé como una catedral puede ser un rollo). Habló el típico tío emocionado y orgulloso de su instituto, el típico tío con voz de borracho (no sé si era sólo la voz o lo estaba de verdad), el típico tío nervioso al que le tiembla la voz cuando tiene que hablar delante de más de 5 personas, etc. Después (o antes) cantamos dos himnos. Primero nos pusimos en pie y cantamos el himno del Japón, que yo sólo pude tararear. Luego nos sentamos, y en menos de 5 segundos nos hicieron volver a levantarnos (sí, me pareció una estupidez bastante grande, pero bueno) para cantar el himno del instituto, que previamente nos habíamos tenido que aprender. Un día tengo que poner la canción con algún vídeo o algo.

Después de los discursitos de marras hicieron un concierto de música clásica, durante el cual el 78,4% de los asistentes estuvieron en fase de sueño REM, pero que a mí personalmente me gustó. Luego uno de música clásica con coro incluído, que no estuvo mal; además, volvieron a cantar el himno del Otemae. Finalmente, tres o cuatro discursos más y, finalmente, todos juntos cantamos, otra vez... ¿Adivináis qué? El himno del Ohtemae (大阪府立大手前高等学校).

Por la noche fui con Miyuki, Yousuke y el abuelo de las toallas a cenar. Fuimos a un restaurante de aquellos en que al final cuentan los palos para saber cuánto tienes que pagar, donde servían X rebozado pinchao nun palo (sí, para poder "sucar" en una salsa rara). A X le podéis poner cualquier cosa que queráis (carne, queso, pescado, madera, piedras...), porque nunca sabías lo que comías. Me hizo gracia la camarera, que sabía qué era cada cosa, aunque por fuera todo era prácticamente igual. Así que si pedías, yo qué sé, cebolla rebozada, no estabas seguro de que lo que ibas a comer era realmente cebolla hasta que lo mordías, cosa que no me hacía mucha gracia pensar. Además, el abuelo iba cogiendo palos y más palos y poniéndomelos en el plato, mientras Miyuki se partía por la mitad, ya que el abuelo no dejaba que no comiera. Al final, ojiisan va y dice "おっ、ようけ食べた、 セルジ!". ¡Qué sorpresa! xDDD Bueno, el restaurante estaba un poco filthy, pero bueno, la comida no estaba mal.

Pues nada, hora del ofuro.

8 comentaris:

Robo ha dit...

Sergi-kun,

1) Si puede ser, borra marcas o nombres de empresa que me afecten, que Google es muy poderoso y no quiero que me encuentren ;)

2) El himno de japón es facilito y corto, y viene algo así como "Tú reinarás por los siglos de los siglos, hasta que se desvanezca el musgo de las piedrecillas"... X'D Aún se discute a quién se refieren cuando dicen "".

3) Supongo que a dónde habéis ido a comer es a un Kushikatsu. Cuando estuve en Osaka, fuimos a uno muy famoso llamado "Kushikatsu Daruma", ubicado en los alrededores de la torre de Osaka, y... bueno, es lo que tu dices :)

Sergi ha dit...

Cullera, qué rápido.

1) Agh, de verdad tengo que hacerlo? Es que ahora me da palo... :P

2) Pues se refiere, por supuesto, a MÍ. :)

3) Eso mismo, gracias Robo. ;)

Venga, no sé qué haces aquí teniendo un viaje pendiente por redactar!

Robo ha dit...

1) Si, tienes que hacerlo. Puedo mandar a gente a que te rompa las piernas estando allí.

2) Perdóneme por dudarlo, sumajes

4) Estoy en el "trabajo" haciendo ver que "trabajo"... X'DDDDDDD

Sergi ha dit...

¿En el trabajo te llaman Robo también? XDDD

Bueno, tus deseos son órdenes, ya me dirás si te parecen bien los cambios. ;)

Robo ha dit...

Gracias guapetón ;)

aningunsitioperoquesealejos ha dit...

Ay!

Con tanto tiempo que no escribías, casi me recuperé de mi envidia malsana!!

Pero ha valido la pena. Es el post más divertido con diferencia. ¡Tienes que hacerle una foto al yayo de las toallas! ¡Genial! XDDD

Eres un cabronazo. XDDDDDDDDD

¡Que vaya todo muy bien!

Sergi ha dit...

Robo, y yo tengo unos amigos en "Sant Adrià" (me encanta este eufemismo XD) que no dudarán en hacerte una visita como me sigas hablándome así. Muahahahaha! ò_ó

Merci, anin-sama. Miraré si tengo alguna foto del yayo. :P

Sergi ha dit...

Ups, ahora que lo releo, se nota que los dos últimos párrafos los escriví con prisa. :S Bah, es igual.